Organización Sicológica y Espiritual de Ayuda Social - ¿Qué quiero estudiar?
Organización Sicológica y Espiritual de Ayuda Social - "Yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré" Jeremías 33:6a
¿Qué quiero estudiar?
Por: Natalia Martínez Ojeda

“¿Qué quieres ser cuando seas grande?”, te preguntan cuando eres pequeño. Usualmente, la contestación es un interés del momento sin idea de lo que se necesita para alcanzarlo. A veces, la contestación realmente es aquella profesión más compleja, diferente y noble que se te ocurra al momento, con el propósito de causar una impresión. El reportar “no sé” no es aceptable cuando te hacen esta pregunta en una asignación en la escuela pero puedes salirte con esa contestación fuera de la escuela elemental. Aunque no tienes idea, tienes que decir algo. Los adultos usualmente reaccionan de manera positiva ante el reportar algo, pero nada más. Nada más hasta que llegas a la escuela superior.

Estás en la escuela superior, acercándote al año donde hay que declarar qué es aquello que quieres ser profesionalmente, dónde quieres estudiar… y realizar acciones para llegar a esa meta. Esta declaración es el resultado de años de reflexión subconsciente de ti mismo y de tu posible rol en el mundo que te rodea. Solo hay un problema: El proceso de crecimiento no ha dado un resultado satisfactorio para la pregunta “¿Qué quiero ser cuando sea grande?”, que ha sido transformada a “¿Qué quiero estudiar?”. O tal vez no has hecho esta “reflexión” desde la escuela elemental y no tienes una contestación a la mano. Estás evitando la conversación por no recibir el juicio negativo de tus pares y los adultos en tu alrededor, pero confiad. ¡Hay buenas noticias! No eres la única persona que estás confuso sobre lo que quieres ser cuando seas grande, ni la has sido, ni la serás. Esto es bueno, porque hay personas en este mundo que pueden identificarse con tu situación actual y ayudarte en el proceso de esta toma de decisiones.

La decisión de qué vas a estudiar es una decisión importante que tiene efectos a largo plazo. Hay personas que pueden decir con certeza lo que quieren ser cuando grande. Hay otros que no disfrutan de esa bendición. En esta página, presentaremos posibles estrategias para facilitar la toma de esta decisión.

Muchos de las personas que saben con certeza qué profesión estudiar y desempeñar lo saben por instinto o fue una decisión hecha como producto de algún evento en sus vidas. Sin embargo, no todos disfrutamos de ese regalo de Dios. Para nosotros, esta decisión es una ardua y de mucha confusión.

Si lo que sucede es que el tomar la decisión de qué estudiar es uno demasiado grande para ti, entonces la manera de trabajar en este proceso es el desmenuzar esta pregunta grande en unas de menor escala. Por ejemplo: ¿Qué te gusta hacer fuera de la escuela? ¿Qué clase o materia te es o te fue menos carga en la escuela? ¿Qué actividad extracurricular te llama la atención? ¿Qué cosas ves en tu alrededor que te atrae? ¿Qué cosa haces en tu vida que te hace sentir vivo, completo o el sentimiento de que eso es lo que debes hacer?

Una pregunta que es un poco más compleja es: ¿Cuáles son tus valores? Los valores que uno tiene como persona deben de ser considerados a la hora, o días, de tomar una decisión con respecto a su plan de acción post escuela superior.
  1. Si tu valor es lo económico, debes explorar mejor las áreas de estudio a base de lo que dice el mercado de oferta y demanda.
  2. Si tu valor es familia, debes explorar que lo que estudie no conflija con ese valor como por ejemplo profesiones que puedan llevarse a cabo desde el hogar.
  3. Si tu valor es lo intrapersonal, debes explorar profesiones que cumplan con ese criterio como profesiones que requiere de espacios solitarios: psiquiatría, psicología, farmacia, contador público, arquitectura, otras.
  4. Si tu valor es el reconocimiento, debes explorar profesiones que cumplan con ese criterio, como por ejemplo: profesiones de ayuda, profesiones dirigidas al servicio, profesiones artísticas o musicales.
  5. Si tu valor es el respeto, debes explorar profesiones que cumplan con ese criterio, como por ejemplo: medico, maestro/ profesor, servidor público.
  6. Si su valor es la justicia, debes explorar profesiones que cumplan con ese criterio por ejemplo: abogado, juez, policía, etc.

Si la idea de estudiar una carrera larga o un bachillerato no te atrae, puedes explorar profesiones que no requieren mucho estudio. Hay profesiones que lo que requieren son uno o dos años de estudio que pueden ser ideales para ti, como lo es electricidad, cuido envejecientes, cuido de niños, plomería, cocina, cosmetología y barbería, costura industrial, agricultura, ebanistería, codificación médica, seguridad, administración de pequeños negocios y terapia ocupacional, entre otros. Hay institutos que proveen estas opciones.

Puede ser que una prueba de aptitud o de carrera profesional sea lo único necesario para que puedas decidir la profesión en el cual te quieres desempeñar. Ve a la oficina de consejería escolar de tu escuela para solicitar la prueba. Si en tu escuela no hay consejería escolar, puedes contactar a la Asociación de Consejeros del Caribe y ellos te ayudarán a conseguir un consejero vocacional por servicios profesionales (http://caribbeancounselors.weebly.com/board-of-directors.html).

Puede ser que hayas intentado todo lo provisto anteriormente y nada funciona. Puede ser que la confusión juvenil sea tanta que ni el proceso de reflexión ni la prueba tengan los efectos deseados. En ocasiones donde la respuesta a esta pregunta no se puede obtener por instinto o por pruebas lógicas, hay una tercera estrategia: activa el área espiritual que hay en ti. Sí… lo sé. Quizás no sabías que existía, pero esta estrategia es importante, ya que el propósito de tu vida se conecta en lo mental, físico y también en lo espiritual. Que conste que no te estoy hablando de religión sino de esa relación personal que tienes en esa área espiritual que hay en ti, la cual fue creada exclusivamente para estar en relación Dios y tú. Por eso es importante busques la dirección a Dios. Si no sabes cómo hacerlo, contáctanos. Podemos ayudarte… pero eso es otro tema.

Dado a que el área espiritual que hay en ti fue creada para estar en relación entre Dios y tú, la mejor respuesta que le puedo dar es la respuesta más simple: Acude a Dios. Pídele a Dios ayuda en esta área de tu vida. Dios te conoce mejor que a ti mismo: Él te creó. Dios te creó pensando en ti y pensando en el mundo en que te iba a poner. Por eso es que cuando Dios te creó, él puso en ti todo lo que necesitas para vivir y vivir en abundancia. Dios trabaja con cada persona de manera personal. Por ese trato personal de Dios con cada uno de nosotros, Dios nos programó para que partes de nosotros surgieran y fuesen descubiertos en el tiempo perfecto: en el tiempo de Dios. Es nuestra labor conocernos a nosotros mismos y estar susceptible a la revelación de Dios acerca de lo que Él puso en nosotros.

Dios no te va a dejar pasar por la escuela superior sin un plan de acción, especialmente porque el no contestar esta oración implica que Dios no pueda cumplir su propósito en ti de la manera más eficiente. Una vez Dios te conteste, sea por el método que sea, trabaja para cumplirlo.




Website Builder provided by  Vistaprint